La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Grupo Carcelario

"Camino de Redención"

 

La primer alma redimida en el nuevo pacto por la sangre de Jesucristo fue un Ladrón, un ladrón arrepentido que fue capaz de poner su mirada y depositar toda su Fe en aquel JESÚS que estaba muriendo a su lado, Lucas 23: 43.

Creemos con plena certeza que sin importar la condición de una persona; sin importar su pasado, lo malo que haya hecho o quién haya sido; sin importar la raza, condicion social o política, el amor y la misericordia de Dios no conoce límite y no hace acepción ni excepción de personas.

JESUCRISTO trazó un nuevo camino de salvación, un nuevo y único camino de redención disponible para toda aquella persona que independientemente de su pasado, su presente o sus errores, decida poner su Fe en Dios, y creer en el sacrificio de su hijo Jesucristo, tal como lo hizo ese ladrón anónimo en aquella cruz. Lo único que Dios pide de nosotros es nuestro corazón, un espíritu humillado y arrepentido, Salmos 51:17.

Con esa certeza, creemos y trabajamos por la redención y transformación de las almas de aquellos hombres que alguna vez en su vida violaron las leyes humanas y divinas y hoy cumplen su condena. Por esta razón nos esforzamos por llevar la palabra de Dios a los centros penintenciarios del Pais, buscando cada nueva vez que mas almas caigan rendidas a los pies del Maestro.

 

Nuestros Objetivos:

  • Llevar un mensaje de esperanza a los reclusos de las penintenciarias del Pais, enseñandoles que más importante que una libertad física, es tener la libertad de nuestras almas mediante la Fe en el sacrificio de CRISTO.
  • Velar por la transformación integral de las vidas de los reclusos que escuchan y aceptan la Palabra de Dios, creyendo que la tanformación que Dios realiza en sus vidas es integral.
  • Trabajar continuamente por la restauración de las vidas de los reclusos, así tambien por la restauración de sus familias para ser un núcleo sano de la sociedad.
  • Brindar dignificación humana a las personas que infrigieron la ley, pero que cumplen su condena, y esperan una segunda oportunidad para reincorporarse a la sociedad y ser personas de bien.